La fiesta de los Padrinos

Este año, el Día del Padrino 2017, nuestra gran fiesta de fe en agradecimiento a nuestros Padrinos y Madrinas por creer en nuestra Misión durante un año más, tuvo como tema central el 50 aniversario luctuoso de Monseñor Alonso Manuel Escalante y Escalante, nuestro cofundador en conjunto con el episcopado mexicano.

Así fue que en esta ocasión nuestras celebraciones para agradecer a nuestros bienhechores por sus oraciones y donativos, así como para conmemorar la memoria del Vagabundo de Dios, comenzaron el sábado 30 de septiembre con la tradicional peregrinación a la Basílica de Guadalupe para agradecer a nuestro Creador y a la Virgen María, la Estrella de la Evangelización que guía e ilumina cada uno de los pasos de sus ahijados, por un aniversario más de la existencia de Misioneros de Guadalupe.

Partimos a las 15:00 horas de la exglorieta de Peralvillo para arribar a la Basílica de Guadalupe a las 17:00 horas y participar en la Celebración Eucarística presidida por Mons. Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de Tlalnepantla, y concelebrada por los Padres MG Eugenio Z. Romo R., Consejero del Instituto, y Gunther Alejandro Weigend H., Rector del Seminario Mayor.

Al siguiente fin de semana, el domingo 8 de septiembre, los Misioneros de Guadalupe dedicamos la jornada a agasajar a nuestros bienhechores durante el Día del Padrino 2017, que se llevó a cabo en las instalaciones del Seminario Mayor de Misioneros de Guadalupe, ubicado en Insurgentes Sur 4135, colonia Santa Úrsula Xitla, Delegación Tlalpan, en la Ciudad de México.

Desde las 9:00 horas comenzaron a llegar camiones y automóviles provenientes de distintos estados de la república: Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Tlaxcala, Michoacán, Veracruz, Querétaro, Hidalgo, Guanajuato y Morelos. En esta ocasión recibimos 76 autobuses, 134 autos y 490 personas que usaron transporte público; en total, más de 4 500 personas asistieron a nuestra fiesta de fe.

Y para conmemorar el 50 aniversario luctuoso de Monseñor Escalante, en este Día del Padrino 2017, los talleres estuvieron dedicados a su memoria. En esta ocasión, el Club de Niños MG enseñó a los pequeños las partes y características de la indumentaria que vistió Monseñor Escalante como obispo.

En otro de los talleres, todos los niños que asistieron a nuestra fiesta de fe pudieron pintar una miniatura de unicel del Innisfail, un barco-capilla que usó Monseñor Escalante para predicar el Evangelio y llevar los sacramentos a los pueblos que vivían a lo largo del río Amazonas, en el departamento de Pando, Bolivia. También tuvieron la oportunidad de decorar, con chaquira y brillantina, un portarretratos con la imagen de nuestro cofundador.

Además, tanto Padrinos como Madrinas y niños, aprendieron la coreografía de un baile típico de Mérida, Yucatán, de donde Monseñor Escalante era originario: la “Danza de las cintas”, en la que los aprendices entrelazaron y desenlazaron listones de colores a la vez que bailaban al ritmo de la jarana yucateca. Y en otro de nuestros talleres, chicos y grandes resolvieron sopas de letras para ganar premios religiosos.

Este año también tuvimos brincolín, toro mecánico ―para los niños más arriesgados― y pintacaritas, así como la divertida presentación del payaso Dany Corazón Alegre, quien, haciendo uso de actos de magia, chistes, imitaciones e improvisaciones, hizo reír con sus ocurrencias a un concurrido público de adultos y niños.

Después del mediodía, las actividades de los talleres fueron suspendidas para dar paso a la Celebración Eucarística del Día del Padrino 2017. Este año, La Misa, celebrada a las 12:30 horas, fue oficiada por Mons. Alberto Suárez Inda, Arzobispo Emérito de Morelia; concelebrada por los Padres MG Eugenio Z. Romo R., Consejero del Instituto, y Salvador Rojas V., Director de Desarrollo, y acompañada en los cantos por el Coro de la Amistad.

Tras la lectura del Evangelio (Mt 21, 33-43), que estuvo a cargo del diácono Gilberto Escobedo S., Monseñor Inda manifestó, en la homilía, que se sentía muy contento por la presencia de los bienhechores, pues es una prueba palpable de que la semilla que sembró Monseñor Escalante en la Iglesia de México no ha sido estéril y, aún después de 50 años del fallecimiento del Vagabundo de Dios, continúa dando frutos la obra que él comenzó: la evangelización alrededor del mundo.

Añadió además que todos, desde nuestra casa y nuestra pobreza, colaboramos en la Misión cuando participamos en la Misa y que el misionero es aquella persona que descubre lo positivo en el ser humano sin hacer diferencia de credos. También agregó que el ejemplo de Monseñor Escalante sigue vivo y que las características de un misionero están inspiradas en nuestra Madre del Tepeyac:

El Misionero no es el dueño, sino el servidor de la verdad. El amor, el respeto a los pueblos, fueron siempre distintivos de Monseñor Escalante. Hablar las lenguas, inculturarse, atraer con el ejemplo, acercarse a los pobres, actuar con ternura, confiar en las personas, son los rasgos de un apostolado inspirado en santa María de Guadalupe […]

Al concluir la Comunión, el Coro de la Amistad presentó la canción “Dádiva de amor”, la cual dedicaron especialmente a todos nuestros Padrinos y Madrinas, quienes agradecieron el gesto con una lluvia de aplausos. 

Antes de que concluyera la celebración Eucarística, el Padre Salvador Rojas agradeció a Monseñor Suárez Inda su presencia en el Día del Padrino 2017, así como el apoyo espiritual y material que nos brindó como encargado de la Diócesis de Morelia. Además, entregó dos pequeños obsequios al Obispo Emérito: un libro sobre Monseñor Escalante y una medalla de la Virgen de Guadalupe.

También agradeció a todos los bienhechores por su presencia y apoyo, y anunció que, en el día del aniversario 68 de nuestra fundación ―el 7 de octubre de este año―, el Consejo General del Instituto lo nombró a la Misión de Hong Kong. Por su parte, Monseñor Suárez Inda agradeció los obsequios y compartió que, cuando era seminarista, conoció a Monseñor Escalante en Roma.

Tras la Eucaristía, se reanudaron todas las actividades de los talleres y el Coro de la Amistad ofreció el recital Dádiva de Amor en la Capilla central del Seminario Mayor, con un repertorio de 10 canciones, entre ellas “Convivencia”, “Sálvame” y “La otra mitad del mundo”. Además, el Museo mg mantuvo sus puertas abiertas para que la gente disfrutara de la exposición instalada en honor a la memoria de Monseñor Escalante, la cual exhibía parte de su vestimenta como obispo.

Para concluir con el Día del Padrino 2017, a las 17:00 horas partió de la Capilla central la peregrinación para la exposición y bendición del Santísimo, encabezada por el Padre Basilio Sánchez G., MG.

Los Misioneros de Guadalupe estamos infinitamente agradecidos con cada uno de nuestros Padrinos y Madrinas que asistieron a nuestro Día del Padrino 2017. Sus ahijados, los Misioneros de Guadalupe, damos gracias al Creador por la bondad de sus corazones para con la Misión de la Iglesia y los necesitados de la Palabra del Señor. Pedimos por cada uno de ustedes en nuestras oraciones.

Opina

Monseñor Escalante, su entrega a la Misión, nuestra gran inspiración. 50 aniversario luctuoso.