Servidores de Dios

Los primeros siente diáconos fueron escogidos por ser “hombres de buena fama, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría” (Hch 6, 3a) y se les encomendó un servicio específico: ser ayudantes de los apóstoles, según la visión de san Lucas.

A este grupo de elegidos, que ―en palabras del Papa Francisco en una audiencia del 4 de junio de 2016― “son el rostro de la Iglesia en la vida cotidiana”, se han sumado los seminaristas Francisco Manuel Flores N., Guillermo Emanuel Gómez P. y Jorge Gutiérrez M., quienes recibieron el orden del diaconado de manos de Mons. Crispín Ojeda Márquez, Obispo Auxiliar de México y Vicario Episcopal de la VI Zona Pastoral.

Oficiada el sábado 26 de agosto a las 11:00 horas en la Capilla central del Seminario de Misiones, la Celebración Eucarística fue presidida por Mons. Ojeda y concelebrada por los Padres MG Raúl Ibarra H., Superior General de nuestro Instituto, y Eugenio Z. Romo R., Vicario General de Misioneros de Guadalupe, acompañados por la comunidad sacerdotal de Misioneros de Guadalupe. En la asistencia al altar estuvo el diácono permanente Dennis Ricardo Herington S.

Tras la lectura del Evangelio (Mc 1, 14-20), los candidatos al diaconado recibieron la bendición de parte de su familia y fueron presentados ante Monseñor Ojeda como elegidos de la Iglesia para recibir el ministerio.

A continuación, Francisco Manuel, Guillermo Emanuel y Jorge escucharon con atención las palabras que el Obispo Auxiliar de México les dirigió durante la homilía después de saludar a todos los presentes en la Eucaristía, especialmente a nuestro Superior General, al Padre Günter Alejandro Weigend H., MG, rector del Seminario Mayor, y a los familiares de los ordenandos:

Francisco Manuel, Jorge y Guillermo Emanuel, Dios los ha elegido desde antes de la creación del mundo para hacerlos partícipes de la Misión y de la gracia de Cristo servidor no por sus méritos, aptitudes o capacidades extraordinarias, sino por pura gracia, por su amor infinito. […] …den gracias al Señor porque se fijó en su pequeñez y obrará en ustedes cosas grandes.

[…..]

Francisco Manuel, Jorge y Guillermo Emanuel, el Señor Jesús los ha llamado.

Posteriormente, los candidatos realizaron su promesa de obediencia y manifestaron su deseo de recibir el ministerio, y los feligreses presentes pidieron la intercesión ante Dios para que su gracia divina sea derramada en los elegidos. En seguida, Monseñor Ojeda, imitando a los apóstoles, impuso sus manos sobre los candidatos

Después del momento central de la ordenación diaconal ―la imposición de manos y la invocación de la fuerza del Espíritu Santo―, Francisco Manuel, Guillermo Emanuel y Jorge recibieron las insignias propias de su ministerio: fueron revestidos con la estola cruzada y la dalmática por los diáconos Ezequiel Reyes A. y Daniel Pozas S., así como por el Padre Fernando Valente R., MG, y recibieron de manos de Monseñor Ojeda el Libro de los Evangelios y un saludo de paz.

Tras finalizar la liturgia de ordenación y de la eucaristía, el Padre Ibarra agradeció al Señor por los dones que derrama sobre Misioneros de Guadalupe y al Vicario Episcopal de la VI Zona Pastoral por dar a la Iglesia tres nuevos diáconos. También dio gracias a las familias de los neodiáconos por haber estado presentes a pesar de vivir en estados de la república un poco alejados de la Ciudad de México.

La Iglesia de México y el Instituto de Santa María de Guadalupe para las Misiones Extranjeras felicitamos a los nuevos diáconos Francisco Manuel, Guillermo Emanuel y Jorge por continuar firmes en su sí al Señor. Pedimos a la Estrella de la Evangelización que continúe siendo guía de cada uno de sus pasos. ¡Felicidades!

Opina

Monseñor Escalante, su entrega a la Misión, nuestra gran inspiración. 50 aniversario luctuoso.