Cardenal Norberto Rivera preside Misa y devela placa in memoriam de Mons. Alonso Escalante

Este año es sumamente especial para los Misioneros de Guadalupe, pues el 21 de junio se cumplen 50 años del fallecimiento de Monseñor Alonso Manuel Escalante y Escalante, nuestro fundador junto con los obispos de México y nuestro primer Superior General.

Y con motivo de este aniversario, los Misioneros de Guadalupe hemos preparado para 2017 un programa de Celebraciones Eucarísticas tanto en el extranjero y como en estados de México que son emblemáticos en la vida y obra de nuestro cofundador.

En México, la primera Eucaristía oficiada con este motivo fue presidida el 4 de mayo por el Eminentísimo Señor Cardenal  Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, en la Capilla central del Seminario Mayor de Misiones, ubicado en la Ciudad de México.

En esta Misa in memoriam concelebraron Monseñor Óscar Roberto Domínguez C., MG, Obispo de Ecatepec; Mons. Antonio Ortega Franco, Vicario General de la IV Zona Pastoral San Miguel Arcángel, y Mons. Crispín Ojeda Márquez, Vicario General de la VI Zona Pastoral San José. Así como el P. Raúl Ibarra H., MG, Superior General de nuestro Instituto, y el P. Eugenio Z. Romo R., MG, Vicario General de Misioneros de Guadalupe.

A la Eucaristía asistieron la comunidad de Misioneros de Guadalupe, entre ellos Padres que conocieron a nuestro cofundador y que tras la Misa compartieron anécdotas que vivieron con Monseñor Escalante; laicos que trabajaron de cerca con él y algunos de sus familiares.

 

 

La Celebración Eucarística comenzó pocos minutos después de las 19:00 horas con la lectura del Padre Ibarra al capítulo dieciséis “Quinceavo viaje: sin retorno” del libro Monseñor Alonso Manuel Escalante y Escalante. Una vida en quince viajes, obra del P. José Chávez C. (QEPD), MG, y con el agradecimiento al Cardenal Norberto por aceptar la invitación a presidir la Misa y honrar la memoria de Monseñor Escalante a 50 años de su muerte.

Enmarcado con la lectura del Evangelio de Mateo (28, 16-20), en su homilía, el Cardenal Norberto nos recordó que el nacimiento de Misioneros de Guadalupe surge en medio de muchas necesidades de la Iglesia y del Episcopado mexicanos, y que por ello nuestra Misión central es la propagación ad gentes del Evangelio. El Arzobispo Primado de México también compartió la anécdota de cómo, de forma providencial, llegó a vivir a una casa comprada por Monseñor Escalante que funcionaba como una escuela de música.

Al concluir la Celebración Eucarística, el Cardenal Norberto, los obispos invitados, la comunidad de Misioneros de Guadalupe y los fieles invitados se trasladaron a la Capilla de la Virgen de Guadalupe para orar ante la tumba de Monseñor Escalante.

Para dar por terminado con este encuentro en honor a la memoria y legado de Monseñor Escalante, se realizó la proyección de un video sobre su vida y obra; además, el P. Ibarra presentó y obsequió a los presentes la primera edición de Monseñor Alonso Manuel Escalante y Escalante. Una vida en quince viajes, libro conmemorativo de los 50 años del fallecimiento del Vagabundo de Dios, un hombre que propagó alegría y fe alrededor del mundo.

 

Opina

Monseñor Escalante, su entrega a la Misión, nuestra gran inspiración. 50 aniversario luctuoso.