Un paso más cerca: D. Ezequiel Reyes A., MG

ord_diaconal_ezequiel_reyes(81de86)

El sábado 29 de agosto, día del Martirio de san Juan Bautista, el seminarista Ezequiel Reyes Alejandro recibió el Sacramento del Orden, en el grado de diácono, de manos de Mons. Óscar Roberto Domínguez Couttolenc, MG, Obispo de Ecatepec.

La Celebración Eucarística, que fue presidida por Monseñor Domínguez y concelebrada por los Padres MG Raúl Ibarra H., Superior General del Instituto, y Juan José Á. Luna E., Rector del Seminario Mayor de Misiones, se llevó a cabo a las 12:30 horas en la Capilla central del Seminario de Misiones, en la ciudad de México, a donde acudieron familiares y amigos del seminarista Ezequiel.

Para dar comienzo al rito de ordenación, la familia del seminarista Ezequiel le otorgó su bendición como signo de acompañamiento y de entrega al servicio de la Iglesia. El candidato fue presentado por el Padre Luna ante Monseñor Domínguez, para solicitar el Sacramento del Orden, en el grado de diácono.

A continuación, en la homilía, el señor Obispo dijo que todos los presentes “somos testigos de que el Señor Jesús nunca desoye a su Iglesia amada y sigue llamando y enviando trabajadores a sus campos”. Para dirigirse a Ezequiel, el Obispo retomó el relato de la vocación de Jeremías (1, 5), con el que recordó que el llamado a la Misión viene de Dios: “Antes de formarte en el seno materno, ya te conocía; antes de que tú nacieras, yo te consagré y te destiné a ser profeta de las naciones”.

Monseñor Domínguez dijo a Ezequiel que “serás profeta del Señor a donde seas enviado. Recuerda siempre […] vivir, profundizar y orar con la Palabra del Señor”; también le recordó que deberá vivir su ministerio con un auténtico sentido de  servicio y que “antes que hablar de Dios tienes que hablar con Dios”. Y concluyó diciendo a Ezequiel que “el mundo necesita testigos del gran amor de Cristo […] El mundo necesita de hombres buenos, necesita de ti”.

Tras finalizar la liturgia de ordenación y de la eucaristía, el Padre Ibarra, en su intervención, agradeció al señor Obispo su presencia y la ordenación diaconal de un miembro más del Instituto. También dio las gracias a la familia de Ezequiel por el apoyo brindado durante este proceso.

La Iglesia de México y el Instituto de Santa María de Guadalupe para las Misiones Extranjeras felicitamos al diácono Ezequiel Reyes Alejandro por mantenerse fiel al llamado que Dios le hace y oramos para que nuestra Madre María de Guadalupe conduzca sus pasos en la Misión de Brasil, donde expandirá el Reino de Dios. ¡Enhorabuena!

 

Opina