Domingo Mundial de las Misiones 2013

Domingo Mundial de las Misiones 2013

Con motivo de la Jornada Mundial de las Misiones 2013, el Papa Francisco dirigió un mensaje a toda la comunidad católica. En él nos recuerda que como bautizados estamos obligados a salir de nosotros mismos: compartir nuestra fe porque es un don que debe llegar a todos, de lo contrario nos convertiremos en “cristianos aislados, estériles y enfermos”1. También señaló que la labor de los misioneros no se detiene en confines geográficos, sino que va más allá de lo que la vista puede abarcar, pues llega hasta los corazones de cada hombre y cada mujer.

Su Santidad exhortó a todos los cristianos a continuar viviendo del aliento universal que alimenta a la Iglesia: “Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos” (Mt, 28, 19), y agradeció a aquellas personas que, sin importar las carencias a las que se enfrentan, comparten el mensaje de salvación de Dios en aquellos lugares donde no se conoce. Pidió, además, por los cristianos que arriesgan sus vidas al profesar abiertamente su fe. Para concluir con su mensaje y manifestar sus deseos para la Jornada Mundial de las Misiones 2013, el Papa Francisco convierte en propio el anhelo del Papa emérito Benedicto XVI, quien en su carta apostólica Porta fidei dijo: “que este Año de la Fe haga cada vez más fuerte la relación con Cristo, el Señor, pues sólo en él tenemos la certeza para mirar al futuro y la garantía de un amor auténtico y duradero”2.

La Jornada Mundial de las Misiones es un intenso periodo espiritual, que comienza el 1 de octubre y concluye con el Domingo Mundial de las Misiones, el 20 de de ese mismo mes. Este año, durante estas tres semanas se llevaron a cabo actividades que nutrieron a la Iglesia en tres aspectos importantes para el desarrollo de las Misiones: la cooperación espiritual, la cooperación personal y la cooperación económica.

La primera semana de octubre se dedicó a la oración misionera y a la contemplación de la acción de Dios; de esta manera el rezo se convirtió en un acto de agradecimiento hacia Dios y hacia la Iglesia por la labor evangelizadora. La segunda semana fue una oportunidad para la generación de vocaciones misioneras, que impregnen de juventud y frescura a aquellas iglesias de antigua cristiandad. La última semana, todas las iglesias, tanto las jóvenes como las maduras, entregan sus donativos a las Obras Misionales Pontificias, quienes gestionan el Fondo Universal de Solidaridad, el cual el Papa Francisco distribuye equitativamente entre las Misiones del mundo; a través de los donativos la Misión es asumida por todos. Además, el 16 de octubre se realizó el pregón inaugural del Domund 2013, en el que Javier Nieves Llamas, periodista y copresentador de los programas La mañana y ¡Buenos días, Javi y Mar!, fue el pregonero.

Para concluir estas tres semanas de vehemente y profunda reflexión espiritual, se realizará el 20 de octubre el Domingo Mundial de las Misiones, cuyo lema “Fe+Caridad=Misión” nos invita a reflexionar sobre qué tan unidos son esos dos conceptos en la Iglesia universal, y como por medio de ellos es posible la construcción de lugares de Misión, sitios en los cuales anunciar el Evangelio significa ayudar al prójimo.

En México, durante este día, las Obras Misionales Pontificio Episcopales de México congregará a toda la Iglesia mexicana para estudiar y analizar cinco temas importantes para el desarrollo y crecimiento de la actividad misionera: “La fe en la Iglesia”; “La Misión, paradigma de la fe”; “El anuncio eclesial”; “Misión y Nueva Evangelización” y “Vocación misionera de la Iglesia”.

Oremos para que la Jornada Mundial de las Misiones haya servido para que la comunidad cristiana por medio de sus oraciones y donativos hiciera propia la Misión de la Iglesia y para que el Domund 2013 sea un evento que congregue la caridad y la fe de todos los bautizados.

Cartel Domund 2013 Cartel Domund 2013

________________________________

1 Mensaje del Santo Padre Francisco para la Jornada Mundial de las Misiones 2013, núm. 1.

2 Carta apostólica en forma motu proprio Porta fidei del Papa emérito Benedicto XVI, núm. 15.

 

Opina