50º Congreso Eucarístico Internacional

Ayer, domingo 10 de junio de 2012, dio inicio el Congreso Eucarístico Internacional en Dublín, capital de Irlanda, el cual se desarrollará hasta el 17 de junio, con el tema “La Eucaristía, comunión con Cristo y entre nosotros”. Con motivo de la presentación del congreso, Mons. Piero Marini, presidente del Pontificio Comité para los Congresos Eucarísticos Internacionales, y Mons. Diarmuid Martin, Arzobispo de Dublín, anunciaron que Benedicto XVI seguirá su desarrollo y al final de los encuentros dirigirá un mensaje televisivo en directo a los participantes.

El Congreso Eucarístico Internacional llega a su quincuagésima edición y durante una semana reunirá a peregrinos provenientes de más de cien países del mundo, quienes en la capital irlandesa celebrarán la Eucaristía; orarán juntos; se unirán en procesión; participarán en las conferencias generales que se celebrarán en 18 oratorios internacionales; se dividirán en más de 150 talleres y grupos de discusión; escucharán decenas de testimonios; se confrontarán sobre importantes temas religiosos, y vivirán una auténtica solidaridad eclesial.

En estos siete días, completamente volcados a la Eucaristía, 2 mil voluntarios asistirán a los participantes, mientras que las parroquias de Dublín brindarán su contribución para que la ciudad misma se constituya en un espacio de comunión con la Iglesia local, lo que permita profundizar en la historia y en la cultura de aquel país que tanto ha sabido dar a la Misión evangelizadora en el mundo.

El Papa Benedicto XVI nombró al Cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, como legado pontificio para la celebración del 50º Congreso Eucarístico Internacional. El purpurado, de origen canadiense, en junio de 2008 presidió en Quebec, de donde era arzobispo, el 49º Congreso Eucarístico Internacional.

Por su parte, el arzobispo de Dublín, sin olvidar las muchas dificultades de la Iglesia, espera que este sea un acontecimiento que llame la atención de todos los católicos sobre la centralidad de la Eucaristía en la vida de la Iglesia, el verdadero culmen hacia el que tienden todas las actividades de la Iglesia y la fuente desde la que se derrama su vida.

Fuente: AICA / www.aica.org

[Not a valid template]

Opina