Misioneros de Guadalupe en Angola, 30 años de presencia

Padre Juan Anto­nio Muñoz MG

Los Misio­ne­ros de Gua­da­lupe cum­plie­ron treinta años de pre­sen­cia en Angola el pasado 25 de enero, día en que lle­ga­ron los dos pri­me­ros sacerdotes en 1981. Desde esa fecha memo­ra­ble hasta el día de hoy, muchos fue­ron los miem­bros que entre­ga­ron y entre­gan lo mejor de sí mis­mos para que el men­saje del Evan­ge­lio sea cono­cido y acep­tado por los angoleños.

Algu­nos datos históricos

La his­to­ria de los Misio­ne­ros de Gua­da­lupe en Angola tiene como punto de par­tida la reaper­tura del Semi­na­rio Mayor de Luanda, que años antes había sido expro­piado por el gobierno mar­xista, y estuvo bajo nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad durante vein­ti­dós años en los cua­les fue­ron for­ma­dos más de 250 sacerdotes.

En seguida reci­bi­mos las parro­quias de Catete y de Caxito, ambas a 60 km. de la ciu­dad de Luanda, capi­tal del país: la pri­mera fue ata­cada dos veces por la gue­rri­lla en los últi­mos tiem­pos de la gue­rra civil y la segunda, recien­te­mente ele­vada a sede episcopal.

Desde el inicio de la Misión de Angola, exis­tía en el grupo la ten­den­cia a ir más allá, hacia el inte­rior del país, a los más ale­ja­dos, por lo cual nos hici­mos cargo de la misión de Kibala, a 300 km. de la capi­tal, en la pro­vin­cia de Kwanza Sul, que en poco tiempo tuvo que cerrarse a causa del rapto de una decena de reli­gio­sas y de un misio­nero que cola­bo­ra­ban en la pas­to­ral, así como de los com­ba­tes que se die­ron a par­tir de aque­lla fecha infausta, entre gue­rri­lle­ros y mili­ta­res del ejército.

Ya en los albo­res del siglo XXI, nos enca­mi­na­mos hasta la fron­tera con Nami­bia, a 1200 km. de la capi­tal, en la pro­vin­cia de Kunene donde nos fue con­fiada la misión de Cahama. Eran las vís­pe­ras del tra­tado de paz al que final­mente lle­ga­ron las par­tes en con­flicto. Dicha misión es de pri­mera evan­ge­li­za­ción, es decir, que nunca antes hubo misio­ne­ros de planta en aquel terri­to­rio, pero el tra­bajo cons­tante y dedi­cado de nues­tros misio­ne­ros, reli­gio­sas y fie­les com­pro­me­ti­dos deja ver sus fru­tos, gra­cias a Dios, con cien­tos de bau­tis­mos en cada Navi­dad y en cada Pas­cua, con otras tan­tas con­fir­ma­cio­nes que acude a impar­tir el obispo de Ond­jiva, quien también con­sa­gró a fines del año 2010, el tem­plo parro­quial recién construido.

Varios acon­te­ci­mien­tos suce­die­ron a nues­tros misio­ne­ros en la época de los con­flic­tos arma­dos puesto que fue­ron tiem­pos difí­ci­les. Algu­nas pri­va­cio­nes, enfer­me­da­des, alte­ra­cio­nes inter­nas del grupo, acci­den­tes, entrada y salida de nue­vos miem­bros, res­pon­sa­bi­li­da­des a nivel regio­nal o nacio­nal, más tra­bajo, mayor empeño, dona­ción total. La expe­rien­cia de acom­pa­ñar al pue­blo sufriente irrum­pía a dia­rio en el ruti­na­rio caminar.

Han sido muchas las preo­cu­pa­cio­nes a favor de la evan­ge­li­za­ción durante estos años, entre las cua­les se pue­den resal­tar, sobre todo si toma­mos en cuenta las inmen­sas exten­sio­nes en donde se encuen­tran dise­mi­na­das las aldeas que había que aten­der: for­ma­ción de líde­res, cate­que­sis, sacra­men­tos, edu­ca­ción, salud y acción social.

[Not a valid template]

Comentarios

  1. Hna. Deisy Maria Pech dice:

    Felicito de todo corazon a los Padres misioneros de Guadalupe que an cumplido su aniversario en angola pues la gente nos necesita para manifestar su amor y el testimonio . deseo cumunicarme con el padre Martin cisnero. Por favor .¡ ANIMO NO DESMALLEN ANTE LAS SITUACIONES DIFICILES DE LA VIDA.DIOS LOS AMA!!!!!!!!!!!!!!.

    • webmaster dice:

      Agradecemos sus amables palabras, le invitamos a establecer un primer contacto con nuestra Línea Misionera nacional sin costo, al 01 800 00 58 100 donde con gusto podrán orientarle.

  2. Rosa María Becerril dice:

    ¡Un caluroso saludo a los muy queridos M. G. que están en Angola! De manera especial, al P. Héctor Andrés Pérez, a quien recordamos con cariño en la Pastoral Vocacional de Toluca. Dios les bendice 🙂

Opina